Crear un buen personaje para tu novela

Para qué un libro sea interesante y enganche al lector desde el principio, aparte de otros elementos tiene que tener unos personajes interesantes con los que el lector se sienta identificado. Pero ¿Cómo se crean personajes de ficción interesantes que incluir en tus obras? Hoy voy a contar el secreto de como suelo inventar yo mis personajes para mis libros.

Primero me imagino el objetivo principal para ese personaje en toda mi historia. Por ejemplo vamos a suponer que la tarea principal de ese personaje será ayudar a una niña a encontrar a sus padres que la abandonaron cuando nació.

Ahora tenemos que desarrollar a ese personaje. Y lo mejor es empezar por hacer preguntas al personaje como sí lo estuviéramos conociendo e inventarnos las respuestas que nos resultaran más interesantes y que encajen con lo que ya hayamos definido hasta el momento de el.

¿A ver personaje, por qué quieres ayudar a esa niña? Pues yo cuando era pequeño también perdí a mis padres.

¿Cómo ocurrió? Murieron en un accidente de coche mientras iban a recogerme a la guardería.

¿Quién se ocupó de ti entonces? Mi abuela que era viuda.

¿Influyó mucho este episodio en tu vida? Bastante, nunca pude relacionarme bien con otros niños y debido a ello aún con 40 años no tengo pareja.

¿Eres feliz? No realmente. En mi vida solo hay trabajo.

¿A qué te dedicas? Soy programador de bases de datos.

Ya podemos imaginarnos un poco a nuestro personaje. No os cortéis en escribir respuestas absurdas. A veces salen ideas muy buenas.

Yo diría que tras la entrevista, nuestro personaje es un poco serio, introvertido, callado y tímido. Un poco miedoso y por lo que parece estancado en su trabajo. No es feliz y su vida es rutinaria.

Ahora para que la historia sea interesante y enganche al lector el personaje tiene que evolucionar a lo largo de la historia. Tener conflictos internos y/o externos que le hagan cambiar. Suele ser tímido pero para poder ayudar a la niña tendrá que ponerse a hacer preguntas a la gente. Espero que entendáis a donde quiero llegar. Los conflictos y los cambios son muy importantes. Mirad cualquier película o libro y siempre veréis evolución y conflicto.

Un buen personaje requiere una descripción y un nombre. A ver. Supongamos que es pelirrojo para hacerlo más especial y siempre lleva el pelo largo y una gorra. ¿A qué eso lo hace todavía como más introvertido? Su nombre va a ser Antón Rodríguez. Para generar un nombre existen bastantes páginas web con directorios de nombre. Ir combinando nombres u apellidos que encontréis hasta que encontréis uno que os diga que habéis dado con el nombre ideal.

Ahora deberéis ir completando su perfil y lógicamente a lo largo de la historia lo tendréis que ir puliendo para que todo encaje. A lo mejor una buena idea inicial ya no os parece tanto tras tener media vida de él descrita. Yo siempre me creo un documento solo para ese personaje y ahí voy rellenando todo. Su descripción, sus motivaciones, su pasado, sus conflictos, sus amistades. Cada vez que necesitéis escribir algo sobre él, vais y miráis el documento y si no tenéis información suficiente, lo volvéis a interrogar o lo que siempre funciona es volver a leer todo sobré el y preguntarnos ¿Si yo fuera el pelirrojo de Antón Rodríguez, cómo afrontaría esta situación concreta?

Como veis inventar personajes para nuestras historias es un trabajo entretenido pero divertido y creativo.

Como último truco que a mi me funciona bastante bien para pulir aun mas los personajes con descripciones. Me busco la cara de alguien en Google que encaje con mi personaje y lo añado a su documento. Por ejemplo busco “pelirrojo con pelo largo”.

Con el tiempo y si seguís estos pequeños consejos, conseguiréis personajes muy buenos que harán vuestros libros entretenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*